PERÍODO DE ADAPTACIÓN

El niño o niña que llegue a nuestro hogar tiene que conocernos bien, sentirse seguro y adaptarse a una nueva dinámica donde hay otros ritmos y otros niños y niñas que tiene que ir descubriendo y conociendo. Este proceso es lento, difícil y doloroso y desde Petit à Petit entendemos que lleva su tiempo. Este período será lo más respetuoso posible, tanto para los niños y niñas como para los padres y madres pues estamos hablando de una adaptación en el que un niño o niña tiene que crear un vínculo con nosotros y sentirse en confianza y esto lleva su tiempo. Nosotros también somos padres y entendemos perfectamente que este proceso también es importante para ellos pues deben vivirlo con tranquilidad y sentir que dejan a su hijo o hija en buenas manos.

Nosotros no tenemos prisa ni queremos que sea un proceso impuesto y/o forzado, por ello consideramos que, al menos, deben haber dos semanas de período de adaptación en el que las figuras de apego del niño o la niña estarán presentes en la casa. Una de las figuras de apego deberá tener, al menos, dos semanas disponibles (o de vacaciones) para vivir este proceso tan importante. La mamá o el papá de la niña o el niño estará presente cada día, empezaremos con una hora, al día siguiente una hora y media, luego dos… y así incrementaremos el tiempo hasta que todos sintamos que ha llegado el momento de que mamá o papá dejen a su niña o su niño en nuestro hogar. Cuando tenga que ser, cuando la mamá, el papá y el niño o niña sientan que están preparados.